RESEÑA /// Contenido Piel by Gabriel Altamirano

RESEÑA /// Contenido Piel by Gabriel Altamirano

258
COMPARTIR

#Reseña

HOY /// Gabriel Altamirano presenta Contenido Piel con la curacion de Debbie Reda en Granada Gallery.

 

La obra de Gabriel Altamirano refleja al artista contemplador, pensante, que se reconoce inmerso en el mundo contemporáneo que lo rodea. A modo autorreferencial, sus trabajos cuentan los episodios de la vida cotidiana, el auto reconocimiento y la forma de relacionarse.

 

 

Haciendo foco en la búsqueda de la identidad y las relaciones humanas coloca al cuerpo continente como objeto de deseo, representándolo con una labor minuciosa con dibujos en lápices de color y en escala real sobre rollos de papel continuo que pueden recorrerse hasta sentir acariciarlos.

Aquí la piel, zona erógeno por excelencia, como superficie simbólica,  representa la pieza clave del proceso de transculturación. Elemento esencial de conexión, relieve único que construye el cuerpo metáfora de superficialidad.

 

 

En una sociedad que vive la sobreexposición y comparte las vidas inventadas de las redes sociales, ¿cuántas veces se cambia la piel? ¿cuántas se sufre la metamorfosis para convertirse en otro?

El supuesto exhibicionismo del mundo virtual es mas bien una construcción donde cada ser hablante da forma a un relato sobre la propia persona. Tal construcción encuentra en las nuevas tecnologías un escenario para construir un semblante y, desde allí, propiciar el lazo.

El cuerpo desnudo como vínculo directo de conexión se encuentra suspendido en un dibujo – instalación que contrapone el tiempo paciente de ejecución del artista con la rapidez de los enlaces contemporáneos.

La tecnicidad de los dibujos de Altamirano recuerdan las figuras romanas. En el fondo tres cabezas a modo de medusas cuelgan amenazantes de convertirnos en piedra ¿gimen o sufren?

 

 

La conducta de los seres humanos se remonta desde sus orígenes a un permanente estado de condicionamiento social, político, filosófico y cultural a causa de la percepción que tenemos de nosotros mismos y de los otros.

Placer y dolor en simultáneo. Sometidos al dedo dictador hacia arriba que obliga a estar pendiente de la aprobación de los otros. Dispuestos a mostrarlo todo, en una exhibición cada vez más íntima, más desnuda, en la interminable búsqueda de unos cuantos “likes”

Nunca llegaremos a saber cuantos pulgares serán necesarios para un estado de felicidad plena ni tampoco podremos nunca revelar todo el contenido.

Agradecemos el arte de este articulo a Gabriel Altamirano y el texto a Debbie Reda (Curadora Granada Gallery)

Dejar una respuesta