FOTOGRAFIA /// Maria Pia Ferro

FOTOGRAFIA /// Maria Pia Ferro

82
0
COMPARTIR

 

SERIE: “LA PRISA MATA”

Viajar #SinDestino.
#LaPrisaMata
En Marruecos la prisa mata, o al menos eso dicen ellos. Lo cierto es que allí la vida se desarrolla sin prisa, pero también sin pausa.
Tan cerca y tan lejos, Marruecos es un destino cercano en el espacio, pero lejano en cuanto a su cultura. Para ir a este país africano hay que olvidarse de que se es europeo, de lo contrario no se puede entender su forma de hacer las cosas, su forma de ver la vida y de ganársela, o su forma de relacionarse. Marruecos me ha sorprendido en casi todos sus aspectos. Todo parece funcionar según un extraño caos ordenado. Sus calles estrechas atestadas de gente a casi cualquier hora guardan la esencia de la particular cotidianidad de este país. Sin embargo, por muy llenas que estén sus laberínticas callejuelas, nadie se empuja, nadie aparta a otra persona, todos se esquivan, esperan, se retiran, abren el paso, zigzaguean entre personas, carros, burros, bicis o motocicletas. Aquí las personas venden y se venden y en sus zocos casi se puede encontrar cualquier cosa.
Nuestras vidas transcurren a través de carreras: Profesionales, universitarias, etc. Siempre me pregunté porque las llamamos carreras y no caminos, por ejemplo. Es que una carrera implica un fin, una meta a llegar de antemano. Un lugar al que no sólo se debe llegar, sino se debe llegar rápido. Y en lo posible, primero. Los caminos, como los que emprendí en este viaje, nos pueden llevar a distintos lugares, a destinos que jamás hubiésemos imaginado. Los caminos, como en el desierto, pueden no existir. Y donde no hay caminos es mejor vivir el viaje.

DATOS CONTACTO ///

veranoferro@gmail.com | www.facebook.com/ferroverano

 

Dejar una respuesta