COLUMNA /// Alejandra Marcote

COLUMNA /// Alejandra Marcote

85
0
COMPARTIR

#EMPRENDIMIENTOS

HOY /// El equipo emprendedor

Que tener en cuenta al momento de conformarlo

 

 

Una de las primeras preguntas que escucho cuando un emprendimiento comienza a crecer es: ¿Qué tengo que tener en cuenta para armar un equipo de trabajo? ¿Qué tendría que buscar en un socio o los primeros empleados? Pero ¿De qué hablamos cuando pensamos en un equipo?

Voy a adoptar -para este caso- la definición de Jon Katzenbach: “es un pequeño número de personas con habilidades complementarias, que están comprometidas con un propósito y un enfoque común, por los cuales se hacen mutuamente responsables”.

Entonces, más allá de las competencias técnicas específicas que requeridas para llevar adelante el proyecto, ¿Sobre qué temas necesitamos reflexionar antes de buscar un socio o de armar equipo?:

 

Diversidad y complementariedad

Muchos emprendimientos son fundados por personas que han estudiado la misma carrera, o tienen actividades en común. Solemos encontrarnos a gusto con quienes  ven la vida de un modo similar a como la observamos nosotros y nos alegramos al decir: “¡Pensamos igual!”.

Mi primera reflexión es: ¡No busques a alguien similar a vos! Sin dudas es cómodo, pero ¿Qué ventajas aporta a un proyecto que todos estemos siempre de acuerdo? Necesitamos diferentes puntos de vista, diferentes preguntas, diferentes respuestas.

Llega un punto en el cual el equipo de ingenieros se da cuenta que necesita un integrante que empatice con el cliente y tenga un perfil comercial, y el equipo de creativos se da cuenta que requiere de alguien que estructure su proyecto, organizando el cómo, cuándo y dónde llevarlo a cabo. Tarde o temprano, la complementariedad entre las habilidades interpersonales y técnicas de los miembros del equipo es fundamental para el crecimiento del emprendimiento.

Sin dudas, decir que conformamos un grupo interdisciplinario es cool, pero, en la práctica del día a día, cuanto mayor sea la diversidad (edad, género, profesión, cultura, etc.), mayor será la complejidad para constituirse como tal. Será fundamental trabajar en aceptar y valorar las diferencias, así como el aporte que cada uno haga al proyecto. La escucha activa (sobre la que hablamos en la columna de Marzo) y la empatía – ponerse en el lugar del otro, conectarse – serán clave para explotar el enorme potencial que tiene un equipo diverso y complementario.

 

#PerchaTip

La teoría de Ned Hermman (http://herrmannlatin.com/hbdi.php) concluye que todos tenemos una dominancia cerebral preferida, lo que muestra una tendencia de pensamiento y conducta (ver gráficos). Esto implica que algunas personas son más organizadas y detallistas (verde), mientras que otros tienden a pensar globalmente y ser más creativos (amarillo).  Asimismo, también hay personas que son muy analíticas y basan sus decisiones en números y datos concretos (azul), mientras que otros son naturalmente empáticos, atentos a emociones y sensaciones (rojo).  Cada uno de estos perfiles aporta al equipo puntos de vista muy diferentes.

Te invito a leer más acerca de estas características y dibujar el círculo con colores -como está en el gráfico que sigue- (si lo deseas ¡podés hacer el test HBDI!). Ahora  anotá en cuál de estos cuadrantes cerebrales (colores) te ubicás vos, y en cual considerás que se ubica cada integrante de tu equipo. ¿Hay al menos algún integrante en cada cuadrante? ¿Qué miradas y aportes faltan a tu emprendimiento?  ¿Cómo se relacionan entre sí los de un mismo cuadrante? ¿Y los de cuadrantes opuestos? ¿Qué podrías mejorar en la comunicación y el trabajo en equipo en este último caso?

PerchaTip_AleMarcote_00

 

Valores en común:

Para que un emprendimiento perdure en el tiempo, considero que es sano e indispensable que sus integrantes –y principalmente los fundadores- compartan los valores. Podría decir que el valor opera en nosotros como una brújula a la que acudimos cuando hay que tomar decisiones, y, más allá de lo que decimos, el valor se expresa por medio de los comportamientos. En definitiva, son esos valores en la práctica los que crean la cultura del emprendimiento.

Para que se entienda, te doy un ejemplo: si para vos es un valor la sustentabilidad (entendida como triple impacto: social, económico y medio ambiental), cuando necesites definir el packaging para los productos, posiblemente optes por un envase reciclable. Si para tu socio o equipo la sustentabilidad no es importante, posiblemente la decisión sea guiada por un valor diferente (ej.: dinero, entonces comprar más barato en $), lo que ocasionará en el largo plazo, serios problemas en el equipo y en la dirección que tome el emprendimiento.

 

#PerchaTip

Escribí una lista de aquellos valores que te gustaría que estén presentes en el día a día de la empresa que estás creando (ej.: trabajo en equipo, servicio, innovación, disciplina, honestidad, dinero, amor, etc.). Ahora seleccioná  5 que para vos sean indiscutibles y remarcalos para tenerlos en claro.

Si aún no tenés socio y equipo, sería interesante que al buscarlo, te esfuerces en comprender los valores de esa persona a través de su conducta, de sus decisiones. Si los valores que seleccionaste son contrarios a los que él/ella demuestra a través de su acciones, o bien lo que observas te remite a valores inaceptables para vos, no pierdas el tiempo! Si coinciden, seguramente hay posibilidades de construir algo juntos.

 

Visión compartida (propósito):

Stephen Covey define que “comenzar con el fin en mente” es uno de los “7 hábitos de la gente altamente efectiva” (libro Best Seller), dado que quien no sabe hacia dónde va, cualquier camino lo lleva. Es por eso que se necesita invertir en tener en claro “para qué hacemos lo que hacemos”, ya que eso ayudará en la definición de prioridades y la toma de decisiones, y  alentará a las personas a seguir adelante unidas, aún en momentos difíciles y turbulentos.

El propósito al que se refería la definición inicial de “equipo”, es el motor más poderoso que puede tener. Es necesario que ese propósito sea compartido y conecte con el corazón de cada uno de sus integrantes para que lo abracen, se adueñen de él y lo hagan propio.

En los primeros pasos de tu emprendimiento, es posible que no puedas competir a nivel salarial con una empresa multinacional, pero eso no es impedimento para atraer personas talentosas para que colaboren en él. Hoy en día, muchas de esas compañías parecen haberse desconectado de los “para qué” inspiradores, o bien se han olvidado de transmitírselos a los empleados. Es ese el momento en el cual contar con una visión clara es un recurso muy poderoso que puede atraer a personas valiosas que se sienten desconectados de su tarea, y buscan sumarse a un sueño como el tuyo.

 

#PerchaTip

Es interesante no confundir visión/propósito con producto/servicio y estrategia. Te aconsejo entonces que trabajes en definir y diferenciar:

– La Visión (ej.:“queremos revolucionar la educación primaria”) permanece y guía el accionar del emprendimiento).

– Los Productos/Servicios, así como la estrategia, pueden ir cambiando en función de la validación que surge a través de la interacción con los clientes (ej.:“app”, “libro”, “cartuchera inteligente”, etc.).

 

 

Te invito a ver y escuchar atentamente la charla de Simon Sinek, en la cual explica la diferencia entre el “que” hacemos, “como” lo hacemos, y “para que” lo hacemos, considerando que éste último es la clave a la hora de formar un equipo o de venderle a un cliente.

 

 

Nos leemos el próximo mes!

 

Sección Blog / En El Ropero /// DATOS COLUMNISTA:

  1. Texto by Alejandra Marcote
  2. Emprendedora – Coach Organizacional y de Emprendedores
  3. Co-organizadora Fuckup Nights Buenos Aires

 

DATOS DE CONTACT

 

Dejar una respuesta